La Vida Consagrada impulsada por el Espíritu Santo, quien es el Autor de todo movimiento de conversión y búsqueda de santidad, se encuentra históricamente en un importante cambio de etapa, en la que está tratando de poner en práctica la exhortación de Jesús: “A vino nuevo, odres nuevos”.

En este contexto eclesial, las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe estamos viviendo, desde hace más de tres años, un proceso de resignificación y reestructuración de nuestra vida consagrada y de nuestra misión a la luz de nuestro carisma, para responder mejor a la realidad actual de la Iglesia y del mundo que nos presentan con nuevos desafíos.

Este proceso es un camino de conversión en el que, con la gracia de Dios, estamos avanzando paso a paso, como respuesta a la llamada que el Corazón de Jesús nos está haciendo desde la celebración de nuestro XIII Capítulo General Ordinario, en el año 2017: ¡Transformadas en mi Corazón lleven vida nueva!

En este contexto, en el mes de julio de 2019, celebramos una asamblea congregacional en las instalaciones de la Casa General, ubicada en la Alcaldía de Azcapotzalco, Ciudad de México, en la cual, convivimos como hermanas, compartimos experiencias, fortalecimos nuestra formación humana, espiritual y apostólica; y,  finalmente, tomamos acuerdos para dar seguimiento -en este nuevo ciclo escolar- al Plan Sexenal 2017-2020.

A dicha asamblea asistimos la mayoría de las hermanas que representando a todas las comunidades, las cuales se encuentran en 14 entidades de la República Mexicana y en otros 5 países: Honduras, Belice, Colombia, Estados Unidos, España e Italia. 

En estas jornadas de trabajo, profundizamos en diferentes aspectos con el valioso apoyo especialistas, tanto sacerdotes como laicos; y gracias al entusiasmo y responsabilidad de las hermanas en las comisiones específicas para cada día; así como en la riqueza de aportaciones personales y en los equipos de reflexión. 

Algunos de los temas que abordamos fueron:

  • “Reestructuración y resignificación de nuestra vida”
  • “Cambiar sin perder el rostro”,
  • “Ascesis y reparación”
  • “Nuestro caminar con los laicos”
  • “Formación en el uso de los medios de comunicación”, 

Deseamos y oramos para que el esfuerzo común en la realización de  esta asamblea, se vea reflejado en cambios importantes en bien de la misión que Dios nos ha encomendado en los lugares donde nos encontramos, tratando de servir con nuevo un corazón a nuestros hermanos. 

Pedimos el apoyo de la oración de todos nuestros familiares, amigos y demás conocidos para que sepamos vivir este proceso de cambio que nos está pidiendo Dios. 

FaLang translation system by Faboba

Noticias Causa Sierva de Dios María Amada