Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe

Ofrecimiento del Rosario

Oh Virgen María, en la mañana de Pentecostés tú has presidido con tu oración el comienzo de la misión de la Iglesia bajo la acción del Espíritu Santo. Te ofrecemos esta, nuestra plegaria para que, con tu intercesión, obtenga del Señor, una nueva primavera de vocaciones sacerdotales y consagradas en la Iglesia. Se Tú, la estrella mañanera que guíe la Iglesia, siempre dócil al mandato de su Señor, sobre todo en estos tiempos difíciles pero llenos de esperanza.
Amén.

Descargar en formato word

Orar por las vocaciones es una puesta en práctica del mandato de Jesús: “Rueguen al dueño de la mies que mande obreros para  hacer la cosecha”. Este mandato desafía nuestra fe e interpela nuestra conciencia de bautizados. Es el primer servicio que podemos ofrecer a la gran causa de las vocaciones. Necesitamos apóstoles, evangelizadores, sacerdotes, religiosos, religiosas, misioneros y gente comprometida que, en nombre de Cristo, nos ayuden a alcanzar los bienes de la salvación. Lo primero que debemos hacer es orar, orar continuamente.

Descargar en formato word

Corazón de Jesús te damos gracias porque has puesto tu mirada sobre nosotras y nos has llamado a seguirte, para vivir contigo y remar mar adentro.

Te agradecemos los talentos que nos has dado, queremos multiplicarlos para ti que estás en nuestros hermanos, ayúdanos a ser misericordiosas, compasivas humanas y generosas para hacer presente tu reinado de amor en el mundo.

Confiadas en tu infinita misericordia, te pedimos nos concedas muchas y santas vocaciones, garantía de vitalidad de nuestro Carisma, regalo de tu Corazón a la Iglesia.

María, madre de nuestra Congregación ayúdanos  a decir con la vida “Aquí estoy oh Dios para hacer tu voluntad” con un sí generoso como lo hizo Nuestra Madre María Amada.

Padre bueno, te lo pedimos en nombre de Cristo nuestro Señor. Amén.

Corazón de Jesús, Tú que eres el Buen Pastor, te pedimos que bendigas a tu Iglesia con numerosos y santos sacerdotes, fortalece a los que has elegido y ayúdalos a crecer en amor y santidad para que respondan gozosa y plenamente a tu llamada.

Confiando en la maternal intercesión de María, Madre de la Iglesia, te pedimos ardientemente que envíes a la Congregación de Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de Santa María de Guadalupe  jóvenes entusiastas que estén dispuestas a consagrar su vida al servicio del Reino, amando ardientemente tu Corazón, haciéndote presente en los niños, en los jóvenes, y en los más necesitados de ti.

Concede a sus padres generosidad y confianza en ti y en sus hijos, para que ellos puedan elegir su vocación con sabiduría y libertad.

Te lo pedimos a Ti que con el Padre y el Espíritu Santo, vives y reinas, por los siglos de los siglos. Amen.

Sottocategorie

FaLang translation system by Faboba